10 de octubre de 2015

Pon un bonzer en tú vida

Al fin he podido ponerme con la segunda entrada "sobre Portugal", no es tanto sobre Portugal y más sobre como un señor bonzer de los Campbell llego a mis manos.
Como ya os contamos en la anterior entrada cuando fui a Magic Quiver iba buscando una tabla en concreto pero, no me encajo luego en medidas, de todas formas eso no iba a frenar a Rui a conseguir lo que yo buscaba. Movió a gente conocida y amigos, pensando quien podría tener una tabla para las condiciones que buscaba y que tuviera ese estilo que me gusta.
Pues, cual es mi alegría cuando me dice que puede haber un bonzer de los Campbell disponible y que me encaja en todo, ahora bien sólo había un pero... está en Águeda cerca de Oporto, se nos cambian todos los planes, miro a Jose Alberto que está sentado tomándose un café y que me sonríe diciéndome si quieres ir yo estoy dispuesto. Y no hizo falta mucho más, algún que otro quebradero de cabeza, mucho banco mirando al mar, alguna que otra cerveza, pero, estaba decidido nos íbamos a por esa tabla.
Una buena tirada de kilómetros pero que cuando por fin llegamos y pudimos verla y hablar con Manila los dos no pudimos más que pensar ¡mereció la pena sin duda!
La tabla ya la he podido probar y es una maravilla, pero que voy a decir yo que con mi nivel de surf todo me suele parecer una maravilla, cuando piensas esto huele a wipeout, te engaña se coloca y sale disparada pegada a la pared, las sensaciones han sido buenísimas hasta ahora y tengo ganas de volver a entrar con ella cuanto antes. 
No me enrollo más unas cuantas fotos de esta preciosidad, por cierto... ¡Gracias Rui y Manila!








Corriendo tras la ola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario