11 de noviembre de 2014

Family business

Todo empezó con una pintada de Jose Alberto en una de sus tablas, digamos que era difícil de mirar. Día que aparecía con ella en la playa día que yo me metía con el y le decía eso habría que arreglarlo..., yo no se si fue la turra que yo le di o que, pero el caso es que un día lo dejo de mi mano. Y yo recurrí a mi primo, Nacho, que es un fenómeno y le salió esta pedazo de tabla puedo decir orgulloso (porque para mi quedo brutal) que puse mi granito de arena en ella, aunque si alguien tiene que llevarse los aplausos sin duda eres tú primo, ¡enorme!
Lo hemos pasado realmente bien reparando lo anterior, diseñando y sobretodo pintándola, buenos momentos sin lugar a duda. La tabla ha gustado a quien la ha podido ver ya, mi madre ha dicho que parece que el elefante saliera de una cascada, a Nacho y a mi nos ha gustado y nos quedamos con ello. Lo que me ha gustado aún más, es que cada persona ve una cosa diferente y eso esta genial, que una misma pintada transmita tantas sensaciones diferentes, nos alegra y mucho. 
Pues nada os dejo unas fotos y a ver si os gusta.








Si os ha gustado podéis contactar con Nacho para más información, él estará en encantado, en: ibaguesr@gmail.com

Corriendo tras la ola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario