3 de octubre de 2013

Southeast

La primera parada fué Canterbury, algunos se rasgaran las vestiduras por lo que voy a decir, pero la verdad que no me parecío gran cosa. 
Sin más, una villa inglesa con su catedral resultona, si te haces un erasmus seguro que engorila más.

Para finalizar, ya que las horas de luz aquí ya empiezan a escasear, paramos en Dover, el puerto una monstruosidad, los acantilados fotogénicos, la ciudad de nuevo no me dijo mucho...

El tiempo puede llegar a ser pesado, pero creo que se puede mitigar con cerveza y sidras. En cuanto al surf... bueno, siempre puedo soñar despierto.






Corriendo tras la ola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario