24 de noviembre de 2012

Cosas ordinarias. Momentos

Ayer como suele ser costumbre últimamente, no surfeé, lo cierto es que tampoco me importó. Simplemente sentarse en el acantilado y ver murallas estrellarse contra las rocas.
Ayer fue un muy buen día, repleto de buenas noticias. 
Buena compañía.
Té.
Nuevos cachivaches.
Y tiempo. 





Corriendo tras la ola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario