19 de diciembre de 2011

Diciembre

El sábado era uno de esos días que cuesta coger el coche meter los bártulos e ir al mar, y si encima se te mete entre ceja y ceja que quieres surfear con el tablón...  
Una hora escasa metido entre cerrotes con el miedo constante a partir el tablón. Sales y las manos están entumecidas y los pies ya sin vida. Menos mal que en esta época no se me olvida el termo con alguna sustancia hirviendo en sus entrañas.




Corriendo tras la ola.

1 comentario:

  1. Hace unos días entré en Luanco.
    Desde fuera pensé que la cosa estaba mejor...pero también me tocó algún que otro cerrote...

    ResponderEliminar