10 de julio de 2011

Cinchas y bacas

El día amaneció gris y lluvioso, 17º,  ¿verano? Si, si... verano cantábrico.
A las 07:00 sonó el despertador, café rápido y rápidamente al coche no sin antes asegurarme como unas diez veces de que el tablón está bien asegurado al techo de mi pequeño y destartalado coche. 
Solo más salir de casa empieza a vibrar, me paro, todo esta en su sitio bien anclado, no hay problema pero la inquietud no se me va. 
Tardo en hacer el camino casi media hora, normalmente en 15 minutos mis pies ya están tocando la arena. Gijón esta pequeñito y bastante ordenado perfecto para el 9'1''.
El agua unos grados mas calentita que al otro lado del cabo peñas, se agradece. 08:00 de la mañana date prisa que estrenas olas. 
Pero la soledad por estas fechas no acompaña ni en los días grises, así que a las 10:00 ya empezamos a pillar turno. 




Corriendo tras la ola.

2 comentarios:

  1. Ye lo que hay, llevas razón en todo lo que dices amigu, verano??? jajja y la peña en el agua por todos los sitios.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que sigue habiendo mucho perezoso para madrugar. Mientras tanto, podemos estar dos horitas solos en el agua.

    ResponderEliminar